Start up Nation

Start-up Nation. La historia del milagro económico de Israel. Dan Senor y Saul Singer. Nagrela editores, Madrid 2013.

 

El libro de Dan Senor y Saul Singer se ha convertido en un referente (ha sido publicado ya en más de 20 países) para todos aquellos que desean profundizar en las razones del éxito económico del estado de Israel. La pregunta central a la que intenta responder el libro es: ¿Cómo es posible que Israel –un pequeño país de 7.1 millones de habitantes y 60 años de existencia, sin recursos naturales y en un contexto geoestratégico muy complejo- produzca más start-ups que estados como Japón, China, Canadá o la Gran Bretaña? Se trata de un libro, como afirman los propios autores, sobre la innovación y el espíritu emprendedor.

 

Sin duda, una primera observación es que el modelo económico, cultural y político israelí es realmente atípico y nada comparable con cualquier otro país. Por lo tanto, es tremendamente difícil extrapolar sus condiciones e intentar implantarlas sin más en cualquier otro contexto. Sin embargo, sí puede ilustrarnos sobre las condiciones y las características de una autentico sistema nacional de innovación y de emprendeduría. Una de las características más distintivas del modelo israelí es la interrelación estrecha entre la estructura económica y cultural y la industria militar y de defensa, con un servicio militar obligatorio para todos los jóvenes del país (hombres y mujeres) de entre dos y tres años. De acuerdo también con el análisis de Senor y Singer, el país destaca enormemente por un espíritu crítico (“Dudar y argumentar: este es el síndrome de la civilización judía y del Israel de hoy”, Amos Oz), proactivo y emprendedor, que alcanza todas las actividades de la sociedad israelí: desde las relaciones interpersonales hasta la economía pasando por el mismo ejército, con una estructura poco jerárquica.     

 

Como queda reflejado en el libro, “Compañías tecnológicas e inversores de todo el mundo están llamando a la puerta de Israel y encontrando allí una combinación única de audacia, creatividad y dinamismo. Esto puede explicar que Israel tenga la tasa más alta de start-ups del mundo (un total de 3.850 start-ups, una por cada 1.844 israelíes), además de contar con más compañías en el Nasdaq que todo el continente europeo (…). En el año 2008, las inversiones de capital riesgo per cápita en Israel eran  2,5 veces la de los Estados Unidos, más de 30 veces las de Europa, 80 veces las de la China y 350 veces las de la India”.  

 

El libro desgrana toda la relación de políticas e instrumentos gubernamentales que han promovido hasta hoy la innovación y la I+D en el país, por ejemplo el revolucionario programa Yozma. También destaca la contribución de las universidades y los centros de investigación en el entramado de investigación, innovación y desarrollo tecnológico. Cabe mencionar en este punto que Israel es líder mundial en el porcentaje del PIB invertido en investigación y desarrollo.

 

Sin duda, un libro de lectura muy recomendable para todos aquellos interesados en la innovación, la emprendeduría y, por supuesto, en el milagro económico de Israel